Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros con objeto de mejorar la experiencia de navegación. Si continúa navegando estará aceptando de forma expresa el uso de estas cookies. Puede obtener más información en nuestra página Uso de Cookies

Acepto

La hepatitis también produce efectos en la boca

  • 14/02/2018
  • Posted by: Admin

La hepatitis es una patología que se consiste en la inflamación del hígado. 

Puede ser causada por diferentes virus de la hepatitis (A, B, C, D, E o G) o incluso por el herpes virus o citomegalovirus.

Cada tipo de virus provocará una clase de enfermedad diferente en tu organismo. Por ello, destacaremos las más relevantes; y, posteriormente, los efectos que tendrán en tu salud bucodental

Hepatitis agudas

Tanto la hepatitis A como la B y la C pueden tener una afectación aguda y provocar una inflamación de tu hígado. 

Manifestaciones en la boca

Las hepatitis aguda se manifiesta en la boca a través de una entidad conocida como "ictericia de la mucosa". 

Este problema aparece, sobre todo, en el paladar y el área sublingual. 

Aunque pueda parecer alarmante, no has de tratarlo durante la fase aguda. Solo tienes que realizar un control. Solo hay algunos casos en los que sí puedes necesitar un tratamiento urgente, cuando el dolor o la afectación sean muy intensos. En estos casos, habrá que esterilizar muy bien el material que se utilice, por la capacidad de contagio que tiene la hepatitis

Has de cuidar mucho salud bucodental si padeces hepatitis, ya que habrá una tendencia aumentada a sangrar, por lo que debes evitar alimentos muy duros o cepillados agresivos que puedan favorecer esta pérdida de sangre. 

La hepatitis crónica

Cuando la inflamación de tu hígado dura más de 6 meses, comenzamos a considerar la hepatitis como cronificada. 

Manifestaciones orales

Si bien es cierto que, a diferencia de lo que ocurría en la hepatitis aguda, no hay problemas específicos durante la hepatitis crónica, sí hay una mayor incidencia de otras enfermedades. Por ejemplo, una entidad conocida como el síndrome de Sjögren, que se relaciona con la hepatitis crónica y puede producir sequedad en tu boca y úlceras de pequeño tamaño. 

La hepatitis alcohólica

Es bien conocido por todo el mundo que el consumo excesivo de alcohol produce un daño sobre el hígado que puede acabar convirtiéndose en una hepatitis.

Manifestaciones orales de la hepatitis alcohólica 

Si presentas hepatitis alcohólica, puede ser bastante frecuente que encuentres alteraciones sobre la mucosa de tu boca. 

Existirán un enrojecimiento o eritema difuso de toda la mucosa y un mayor tamaño de las glándulas parótidas (encargadas de la producción de saliva), debido a su inflamación. 

También es muy frecuente que se produzcan sangrados orales, por el hecho de que las plaquetas dejan de funcionar correctamente; y, ante el mayor daño, la boca sangra abundantemente. Este daño en las plaquetas también produce petequias y equimosis (punteados pequeños y rojizos). 

El último efecto de la hepatitis alcohólica sobre tu boca, el cual resulta el más dañino, es el aumento de la incidencia de cáncer oral que se produce. 

Cuida tu salud bucodental

Si padeces hepatitis, intenta, por todos los medios, ser muy cuidadoso con tu salud bucodental, ya que esta zona se volverá mucho más sensible ante cualquier tipo de agresión. La higiene y la cura de posibles lesiones presentes son completamente imprescindibles. 

Compartir

 
10 principios de la atención bucodental que no puedes dejar pasar
17/08/2018Leer Más
Horario especial durante el mes de agosto
30/07/2018Leer Más
Principales complicaciones en la boca de los tratamientos contra el cáncer
20/07/2018Leer Más
¿El cloro de la piscina afecta a mis dientes?
04/07/2018Leer Más