Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros con objeto de mejorar la experiencia de navegación. Si continúa navegando estará aceptando de forma expresa el uso de estas cookies. Puede obtener más información en nuestra página Uso de Cookies

Acepto

¿Es posible regenerar hueso donde no lo hay? Te contamos las técnicas

  • 24/08/2017
  • Posted by: Admin

A muchas personas que necesitan tratamientos dentales, bien porque han perdido una parte de la dentadura o bien por una pérdida completa del hueso, no les recomendamos realizarse implantes dentales ya que podrían no ser efectivos. El éxito de un implante depende tanto de la cantidad de material óseo como de su calidad y de la del implante. Dependiendo de la cantidad de hueso disponible, se pueden aplicar diferentes técnicas para la osteointegración.

Defectos 

Según el tipo de defecto óseo que presentes como paciente, se deberán seguir distintos procedimientos para la correcta regeneración ósea. Principalmente, depende de la superficie disponible que el implante tenga una buena sujeción. Los expertos piensan que la zona que sujete al implante debe tener, al menos, unos 10 mm de altura y 5 mm de espesor. Si no dispones de las medidas recomendadas, será necesario realizar una regeneración ósea previa a la colocación de implantes dentales.

¿Quién los necesita?

Normalmente, los pacientes en los que es imprescindible la regeneración son los que presentan importantes pérdidas óseas debido a que han pasado muchos años sin dientes. También será necesaria en personas mayores, pacientes que sufran osteoporosis, enfermedad periodontal o que tengan una mala calidad ósea por diversos motivos, entre ellos, fumar tabaco.

Técnicas

Los defectos óseos se clasifican en dos grandes grupos principales: los space-making (disponen del espacio suficiente para mantener al coágulo y dar soporte a la membrana) y los non space-making (opuestos a los anteriores, presentan insuficiencias en alguna de las paredes o en su totalidad). En los non space-makinghabrá que proporcionar una superficie barrera previa mediante membranas, que pueden ser sintéticas o no sintéticas (como el colágeno) y reabsorbibles o no reabsorbibles.

Los materiales de relleno o injertos se clasifican según su procedencia:

- Autólogos o autógenos: el injerto óseo se obtiene a partir de tu propio hueso, lo que no genera riesgo de rechazo al ser inerte. Sin embargo, tiene varios inconvenientes, como la cantidad limitada de material disponible y requiere de una técnica más compleja. Aun así, es el más recomendable, por lo que se le denomina "Gold standard".

- Aloinjertos: proceden de un individuo de la misma especie. Son biocompatibles y osteoconductivos, pero pueden presentar dificultades de reabsorción.

- Xenoinjertos: son de otras especies animales o minerales marinos. Se les aplica calor para evitar la transmisión de enfermedades, con biocompatibles y osteoconductivos, pero presentan una reabsorción muy lenta o nula.

- Materiales aloplásticos: son materiales biocompatibles, que favorecen el crecimiento óseo. Pueden ser reabsorbibles o no, densos, cristalinos, porosos o amorfos. Sin embargo, pueden generar un gran rechazo por parte del paciente.

Osteointegración

La osteointegración es la unión directa, estructural y funcional entre el hueso y el implante. Permite tu recuperación plena ante una pérdida total empleando titanio, que es duro y no produce rechazo.

Compartir

 
10 principios de la atención bucodental que no puedes dejar pasar
17/08/2018Leer Más
Horario especial durante el mes de agosto
30/07/2018Leer Más
Principales complicaciones en la boca de los tratamientos contra el cáncer
20/07/2018Leer Más
¿El cloro de la piscina afecta a mis dientes?
04/07/2018Leer Más