Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros con objeto de mejorar la experiencia de navegación. Si continúa navegando estará aceptando de forma expresa el uso de estas cookies. Puede obtener más información en nuestra página Uso de Cookies

Acepto

Diálisis y salud bucal: cuidados necesarios

  • 30/03/2018
  • Posted by: Admin

La insuficiencia renal es una afección bastante frecuente, especialmente, en personas mayores. Supone el fallo de la función renal, por lo que los riñones no funcionan como deberían y ello genera problemas a nivel arterial, hormonal y, en definitiva, sistémico.

La solución a este problema es la diálisis, proceso por el cual la sangre es filtrada y repuesta. Muy posiblemente, tengas algún conocido que requiere diálisis. Este método, como todo método médico, no es inocuo, sino que genera alteraciones en el aparato digestivo, la piel o la salud bucal.

Cuidados dentales para pacientes con diálisis

Debido a los efectos secundarios que puede provocar la diálisis, los cuidados dentales son incluso más importantes. En primer lugar, es necesario mantener una higiene dental correcta. Al existir un fallo renal, la limpieza y el filtrado de la sangre de elementos patógenos se vuelven más complicados e imprecisos. De este modo, son aspectos vitales intentar eliminar cualquier posible patógeno e incrementar esta acción en los lugares más propensos a la entrada de microorganismos: boca, ojos, mucosa nasal y posibles heridas. Así, al mantener la boca limpia, evitaremos la colonización de zonas cercanas, como la garganta.

También, a causa del estado relativo de inmunosupresión que se tiene, vale la pena visitar con mayor frecuencia la consulta dental. Es necesario que un profesional experimentado se asegure de la inexistencia de una patología bucodental y, en consecuencia, lleve a cabo una prevención secundaria de la enfermedad bucal, detectándola y tratándola antes de que se produzca la sintomatología.

Posibles manifestaciones bucales de las enfermedades renales

La insuficiencia renal, por tanto, pertenece a un grupo de enfermedades con amplia repercusión sistémica. Los riñones son unos órganos clave en el organismo, por lo que cualquier pequeña alteración en ellos nos afectará enormemente. A nivel bucal, se manifestaría en forma de:

Afectación de los dientes, huesos mandibulares, mucosa bucal y función secretora de las glándulas salivales. Es decir, se afectan todos los tejidos y elementos bucales, en mayor o menor medida, por la alteración hormonal que se propicia.

Exceso de urea. Al haber una disfunción renal, los elementos de desecho que se deberían secretar por el pis se acumulan. Es por eso que el contenido en urea de la saliva aumenta (de normal, es inexistente). Asimismo, también se genera un mal aliento urémico, muy característico de la insuficiencia renal. Por último, la urea también provoca úlceras y llagas bucales, dada su acidez.

Anemia. Es por este motivo por el cual se pueden experimentar sangrados gingivales o hipertrofia gingival.

Cálculos dentales. Se favorece la formación de placas bacterianas (sarro) en torno al diente, lo que puede ocasionar daños dentales y periodontales.

Tiempo de cicatrización postintervención dental alterado, el cual se alarga.

Aumenta el riesgo de aparición de fracturas patológicas de los huesos mandibulares, como el maxilar.

Como puedes ver, la consecuencia de enfermedades en la salud bucodental no es una tontería, sino una consecuencia que debe ser tomada en serio. Por eso, si tienes que someterte a un tratamiento de diálisis, acude a tu dentista de confianza y coméntaselo para poder prevenir estos problemas.

Compartir

 
10 principios de la atención bucodental que no puedes dejar pasar
17/08/2018Leer Más
Horario especial durante el mes de agosto
30/07/2018Leer Más
Principales complicaciones en la boca de los tratamientos contra el cáncer
20/07/2018Leer Más
¿El cloro de la piscina afecta a mis dientes?
04/07/2018Leer Más