Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros con objeto de mejorar la experiencia de navegación. Si continúa navegando estará aceptando de forma expresa el uso de estas cookies. Puede obtener más información en nuestra página Uso de Cookies

Acepto

¿De qué hablamos cuando decimos maloclusión?

  • 01/08/2017
  • Posted by: Admin
Hablar de maloclusión es referirse a un problema dentario que atiende a distintos orígenes. La situación para el paciente puede ser complicada, en función del tipo de maloclusión que presente. Como todo problema de estética dental, puede derivar en problemas psicológicos, sobre todo en lo relativo a las relaciones sociales.

¿Qué es la maloclusión?

La maloclusión dental se identifica por ser una anomalía en la alineación de los dientes, que afecta también al tamaño de los mismos.

Como paciente, debes ser el primero en apreciar este problema en la alineación y el tamaño de tus dientes. Una vez que acudas al dentista, este te hará una serie de pruebas para determinar el tipo de tratamiento indicado para conseguir su corrección.

¿Cuáles son las causas de la maloclusión?

Las causas pueden ser muy variadas, desde orígenes hereditarios o congénitos a factores diversos, como enfermedades metabólicas, restauraciones dentarias mal hechas o deformidades por accidente o problemas posnatales.

¿En qué tipos se clasifica la maloclusión?

Según los distintos tipos de maloclusión, el especialista decidirá la intervención correspondiente. Existen unos casos más sencillos que otros de tratar, en función de la gravedad.

Clase I

Esta tipología se caracteriza por tener una línea de oclusión deficiente, dada la mala alineación de los dientes. Así, resultan anómalas ciertas relaciones dentales, a excepción de los morales, que se advierten en una posición normal.

Clase II

Indica una mordida atípica, en la cual están implicados los incisivos centrales y laterales. La posición del maxilar inferior se presenta más atrasado en proporción al maxilar superior.

Clase III

El movimiento y la posición del maxilar inferior aparece más adelantado con respecto al maxilar superior, participando en esta deformidad músculos, huesos y ligamentos.

Debes saber que, tanto la de clase II como la de clase III, pueden mostrar defectos unilaterales.

Maloclusiones trasversales

-Mordidas cruzadas unilaterales: La mordida se desvía hacia un lado, a causa de la desviación de la línea media.

-Mordidas cruzadas bilaterales: No se asocian a ningún tipo de desviación.

-Mordidas en tijera: Las cúspides de los molares superiores sobresalen con respecto a los molares inferiores.

-Signo de Brody: Presenta una mordida bilateral en ambas zonas de la arcada dental, cubriendo la parte superior a la inferior.

Maloclusiones verticales

-Sobremordida: el entrecruzamiento incisivo supera el treinta por ciento.

-Mordida borde a borde: No se halla mordida con el incisivo tras el movimiento dentario.

-Mordida abierta: Suele haber sobremordida cero sin contacto con el incisal.

¿Cuál es el tratamiento?

Dependiendo de la gravedad, que debe debe determinar tu dentista, se puede corregir este problema mediante ortodoncia o, en su caso, mediante cirugía ortognática acompañada de ortodoncia, si hubiera que corregir una clara deformidad.

La maloclusión se puede corregir. Solo debes acudir a tu dentista para que valore tu estado y pueda mejor tu calidad de vida dental.

Compartir

 
10 principios de la atención bucodental que no puedes dejar pasar
17/08/2018Leer Más
Horario especial durante el mes de agosto
30/07/2018Leer Más
Principales complicaciones en la boca de los tratamientos contra el cáncer
20/07/2018Leer Más
¿El cloro de la piscina afecta a mis dientes?
04/07/2018Leer Más